El pensamiento positivo trae consigo toda una serie de beneficios, como un mejor bienestar y un mejor sueño. Para empezar a cosechar estos beneficios, mira estas 11 formas de ser optimista.

1. Crear algunas Afirmaciones positivas

Mientras que muchos de nosotros creemos que nuestra felicidad o la falta de ella se basa en cosas externas, a menudo somos nosotros los que nos frenamos.

como ser una persona optimista

Muchos de nosotros pasamos nuestros días alimentándonos de mensajes negativos de los que ni siquiera somos conscientes, convenciéndonos de que “no somos lo suficientemente buenos”, “no somos lo suficientemente inteligentes” o “no somos lo suficientemente atractivos”.

Para empezar a pensar más positivamente, hay que cambiar estos mensajes. Intenta buscar los pensamientos negativos que te vienen a la mente y reemplázalos por Afirmaciones positivas. Anota estas afirmaciones y repítelas a diario.

2. Concéntrate en tu éxito

La mayoría de nosotros estamos contentos de reconocer los éxitos y logros de los demás; sin embargo, cuando se trata de los nuestros, frecuentemente los minimizamos o los ignoramos por completo.

Para empezar a pensar más positivamente en ti mismo, necesitas recordarte regularmente lo que tienes y puedes lograr, deja de escuchar tu crítica interior, reflexiona sobre tus logros pasados y empieza a apreciar realmente tu éxito y lo que tienes para ofrecer.

3. Consigue un modelo a seguir

Si quieres ser un optimista, puede ayudarte a encontrar un modelo positivo a seguir. Ya sea un colega, un amigo cercano o incluso una celebridad, piensa en la persona más imperturbable y alegre que puedas.

Durante las próximas semanas, haz un experimento e intenta dar un paseo en sus zapatos. Siempre que la negatividad empiece a entrar o te encuentres en una situación difícil, piensa:

“¿qué haría (insertar el nombre del optimista elegido)?”

Responde honestamente, y luego intenta seguir el ejemplo.

4. Concéntrate en lo positivo

Es importante recordar que no son los eventos en sí mismos los que nos hacen infelices, sino nuestra interpretación y reacción a ellos, y aunque no siempre se pueden cambiar los eventos, sí se puede cambiar la respuesta.

Cuando ocurran situaciones negativas, trata de reenmarcarlas enfocándote en lo positivo o en lo que puedes aprender de la situación.

Tal vez hayas ganado fuerza y resistencia interior, te hayas acercado a un amigo al compartir tu corazón roto o hayas aprendido algo sobre ti mismo. Intenta concentrarte en lo que has aprendido y ganado de tu experiencia en vez de en lo que has perdido.

5. No intentes predecir el futuro

Cuando las cosas no salen bien en la vida, los optimistas tienden a ver cada incidente como un evento aislado, mientras que los pesimistas a menudo buscan patrones de mala suerte y piensan “si ocurrió una vez, volverá a ocurrir”.

Sin embargo, es importante no tratar de predecir el futuro basándose en lo que ha ocurrido antes. Recuerda que el fracaso de un plan o de una relación no lo convierte en un fracaso y que el hecho de que algo decepcionante haya sucedido una vez (o más) no significa que vaya a suceder de nuevo.

6. Rodéate de positividad

Pasar tiempo con personas negativas que continuamente ven lo malo en cada situación es una forma segura de asegurar que tú también te sigas sintiendo negativo y peor aun que empieces a pensar como ellos.

Para ayudarte a seguir sintiéndote optimista, necesitas rodearte de personas positivas que te ayuden a apreciar lo bueno en las situaciones y en la vida en general.

Esto también se aplica a otras influencias en tu vida, como la música, la literatura y el cine: rodéate de influencias positivas y ve el efecto que tienen en tu estado de ánimo.

7. Lleva un diario de gratitud

Cuando algo negativo sucede, nunca deja de escaparse de nuestra atención. El despertador no suena o tu coche no arranca, dejándote de mal humor por el resto del día.

Sin embargo, ¿con qué frecuencia te detienes y te das cuenta de todas esas veces que tu despertador sonó o que tu auto arrancó?

Para cambiar tu enfoque y tu pensamiento, haz un esfuerzo consciente para empezar a reflexionar sobre todas las cosas que van bien cada día y por las que te sientes feliz, llevando un diario de gratitud cada mañana o cada noche, enumerando todas las cosas por las que que te sientes agradecido ese día.

8. Cambia los pensamientos negativos Por Positivos

A menudo nuestros pensamientos negativos se basan en poco más que nuestros propios miedos, dudas y baja autoestima.

Para poder superarlos, necesitas cambiar constantemente tus pensamientos negativos por positivos.

La próxima vez que empieces a sentirte negativo, detente e ignora ese pensamiento tal y como ignorarías a una persona que no te agrada, enfocate en un pensamiento positivo al igual que para ignorar a una persona mirarías a otra, en este caso pensarías en una idea que te llena de felicidad.

9. Centrarse en la solución en vez de en el problema

Los pesimistas tienden a centrarse en los problemas mientras los optimistas buscan soluciones, muchas veces lo ven como un reto, un desafió que los emociona.

Aunque es tentador detenerte y pensar en tus problemas o decepciones, recuerda que esto no cambiará tu situación, no te atormentes pensando y llenando tu mente con el problema.

Puede que la situación no se sienta bien y que no parezca justa, pero lo que ha sucedido ha sucedido, te guste o no.

En lugar de reflexionar sobre lo que podría haber sido, deja de lado los arrepentimientos y los pensamientos negativos, toma la iniciativa y empieza a planificar como vas a superarlo y que cosas harás, recuerda que superar un problema te volverá mas fuerte, mas experimentado y descubrirás que el problema en realidad no era gran cosa.

10. Fínge el optimismo

El optimismo no es algo que nos salga natural a todos, y puede que descubras que lleva tiempo cambiar tu forma de pensar, es normal no debes preocuparte por ello.

Mientras tanto intenta sentir el positivismo aun cuando no exista una razón para ello, usualmente las personas que son negativas no es que les guste ser o pensar de ese modo, es que se han acostumbrado a serlo a pensar de esa forma.

Por lo tanto si cada día empiezas a intentar ser positivo con el tiempo se volverá un habito y no necesitaras fingirlo porque en este punto ya sabrás lo que se siente ser una persona positiva y podrás serlo cuando tu desees.

11. No te quedes en el pasado

No dejes que tu pasado te consuma ya te distraiga del ahora, esto me paso mucho hace un tiempo cuando pensaba en el pasado y recordaba momentos que me traían arrepentimientos, debes perdonarte por ellos aceptarlos y seguir adelante.

Es posible que ahora mismo tengas cosas, momentos y personas que debes apreciar, incluso tu mismo ya que eres quien eres porque has vivido todas esas experiencias.

Has llegado hasta aquí por todo eso que has vivido, te han vuelto alguien mejor, desde ahora céntrate en el ahora, en el que puedes mejorar, lo que si puedes cambiar.

Espero que estos consejos te sirvan, aplicalos no solo los aprendas, yo los he usado y realmente uno siente paz y se llena de alegría, pero sobre todo te dan claridad mental y de cierto modo te sientes libre.