La naturaleza exige aprender a ser independientes en la medida que avanzas en el desarrollo de la vida. Cuando estás en la etapa de la niñez, tus padres te protegieron y te enseñaron como ser independiente en diferentes situaciones.

Luego, con la inclusión en la sociedad, por ejemplo el inicio de clases o ser parte de algún grupo, sin la presencia de los padres, pones en práctica lo aprendido en casa y adquieres nuevas habilidades para alcanzar tus objetivos por ti mismo.

como ser independiente

Pero para algunos les resulta difícil lograr ser autosuficientes, pues siempre desarrollan dependencia a los diferentes lazos que existen en su vida, como los padres, la pareja, los amigos e incluso los hijos.

Son personas que no tienen la confianza suficiente para dar un paso sin la aprobación o el apoyo de alguien, se sienten desorientados y nunca avanzan a menos que haya alguien que los motive.

Vale mencionar que ser independiente no significa ser una persona amargada o solitaria, su principal cualidad es que no son dependientes de otros para alcanzar sus objetivos y confían en sus capacidades para ser autónomos. Pero también reconocen cuando requieren alguna ayuda y no tienen problema en pedirla.

Así que si quieres aprender a ser más independiente, te invito a seguir los siguientes consejos.

Aprende a conocerte

El primer paso es aprender a conocerte de manera objetiva, no somos buenos en todas las actividades, esto implica aprender a reconocer tus habilidades y destrezas, pero también tus debilidades, de esta manera podrás ver aquellos aspectos que debes mejorar.

Esto es muy positivo, te ayudará a saber de manera consciente cuáles son aquellas actividades en las que puedes trabajar de manera individual, y en cuáles necesitas buscar a alguien con mayor conocimiento al respecto para obtener los mejores resultados.

El papel que juega la automotivación

Todos los actos de la vida tienen una motivación, hasta los más simples, por ejemplo, comes si tienes hambre, pero cuando la motivación es darte ánimo a ti mismo para alcanzar algún objetivo, se conoce como automotivación.

La automotivación es la capacidad de comprender tus propias habilidades y reconocer cuando es una buena oportunidad para realizar una actividad, un negocio, aceptar un proyecto, sin que otras personas te lo indiquen.

Esto es porque ya te conoces bien, sabes el alcance de tus capacidades, y tienes la certeza de reconocer una actividad en la que te vas a destacar. Y así te impulsas y entusiasmas a ti mismo  a seguir tus proyectos.

Aprende a realizar tareas domésticas

Esto está muy relacionado a aprender a cuidar de ti, por lo que necesitas dominar todas las actividades básicas para vivir, como preparar tus alimentos, realizar el lavado y planchado de tu ropa, administrar tu dinero para realizar las compras de manera eficiente.

También el cuidado del sitio que habitas, como la limpieza del lugar, lavar los platos, mantener aseado el baño, y todo lo necesario para que tu hogar sea cómodo y aseado.

Podrás sentir la tentación de contratar a alguien para que realice estas tareas, es una opción válida si tus múltiples responsabilidades no te dejen mucho tiempo libre, porque si es por otra razón, te volverás dependiente a la persona que contrates para este servicio.

Independiente es diferente a ser egocéntrico

Una persona independiente está consciente de su valor como individuo, y de sus conocimientos, pero aunque es alguien con la capacidad de tomar sus propias decisiones, no significa que debe perder la humildad y creer que es dueño de la verdad absoluta.

Somos seres de un constante aprendizaje, cuando escuchas a otras personas, aunque no  compartan tu  punto de vista, puedes ampliar conocimientos de gran valor.

También es importante aclarar que escuchar las opiniones de otras personas no significa que vas a dejar que sus pensamientos te determinen, porque así le darías mucho control sobre ti.

Ser tolerantes con la frustración

Es importante reconocer que no siempre tus planes van a resultar como esperas, recuerda que existen muchos elementos que influyen, y tú no los controlas todos, por lo que debes ser más tolerante a la frustración y que un resultado inmediato no haya sido como esperabas, no implica que debas abandonar tu proyecto.

Cuando los resultados no son lo esperado, en lugar de perder el control o dejar que la tristeza te domine.

Es momento de analizar de manera objetiva lo ocurrido y detectar los aspectos que deben ser mejorados, en caso de que  éstos dependan de ti, para obtener buenos resultados a largo plazo. Pero si no están bajo tu control, debes aceptar y afrontar la situación.

Aprende a alejar a personas tóxicas

Hay personas que no tienen algo bueno para ofrecerte, no se refiere a objetos materiales, está relacionado a tu crecimiento como persona.

Si no sabes cómo reconocer a una persona tóxica, solo evalúa cómo es la relación que tienes con algunas personas, si es alguien que afecta tu equilibrio personal, te hace sentir frustración o ira con mucha facilidad o residente tu autoestima, necesitas alejarte.

Cada persona es única, pero si alguien te hace sentir mal, simplemente no es una buena compañía, por lo menos no para ti. Porque si es alguien que con solo pensar en su presencia tienes sensaciones negativas, significa que tendrá un gran poder negativo sobre ti.

Vivir con tus padres no es excusa para ser dependientes

Si aún vives con tus padres, aunque podrías llegar a pensar que esto te va a impedir ser independiente, esto no es del todo cierto, puedes ser muy independiente, aplicando algunas normas.

Reserva parte de tu información, esto no significa que vas a ignorar a tus padres, sólo que vas a comenzar a colocar límites sanos, si le dices cada paso que das en el día, ellos siempre van a querer cuidarte.

Ocúpate de tus asuntos, compra tus propios artículos personales, paga  tus cuentas, prepara tu comida, y evita pedir dinero a tus padres, necesitas aprender a sobrevivir con tus ingresos, si requieres más… entonces encuentra la manera de obtener más dinero.

Aprende a organizar tus finanzas, y aunque siempre tendrás ese apoyo, estarás preparado para la independencia cuando aprendes a ahorrar y darle prioridad a lo que realmente necesitas, para no requerir préstamos.